jueves, 13 de noviembre de 2014

La joyería de perlas en la época regencia a través de la pintura

Están llenos los cuadros de damas de la época Regencia, de joyas realizadas con perlas. Solas o en compañia.
El más frecuente es el collar de perlas de una sola vuelta.
Sin ser del todo gargantilla, ni demasiado largo.
Acompañados, como en el caso de arriba de otra joya de perlas: la pulsera de tres vueltas.
O los pendientes de perla en forma de lágrima, que verán en muchos de los cuadros de esta entrada, y eso es lo que tienen los dos anteriores.
1810
Collar un poco más largo y pulsera de perlas de dos vueltas.
En muchos casos muestran los broches del collar que están colocados anteriormente. No se si porque los ponian así habitualmente, o era una forma de que salieran en el retrato.
El broche se aprecia perfectamente, y en este caso llama la atención la magnífica perla en forma de lágrima que cuelga del broche central, además de llevar pendientes de perla .
Las perlas  se utilizaban tambien como adornos de las telas. Así en el detalle del cuadro de arriba pueden ver que en los hombros, en las mangas y debajo del pecho, aparecen para hacer más suntuoso el vestido. Además de una magnífica pulsera de tres vueltas.
Lo mismo sucede con este retrato, que además de llevarlas en un collas, las tiene rebordeando el escote de la dama, con dos filas de perlas.
En el detalle de este cuadro se ven dos vueltas de perlas en el cierre de las mangas y una vuelta en el escote.
En el caso de este retrato las perlas rebordean una magnífica capa de terciopelo y armiño, además del collar de perlas.
Fijense en el detalle de llevar flores en el pelo, además de la diadema.
1810
Dama con el típico collar de perlas y pendientes de lágrimas de perlas con flores que pueden aparecer como único adorno en la cabeza.
1812
En este otro caso además de las flores se adivina una corona de oro de influencia clásica. Perlas en el collar, pendientes y rebordeando un broche de zafiro.
Buscando damas regencia con collares de perlas, me he encontrado con que algunas de ellas llevaban las peinetas solocadas lateralmente. y bastante anteriores. Transversales. Lo cual fue una sorpresa para mi.
1803
Dama con peineta lateral y collar de tres vueltas.
Peineta rematada en perlas, colocada lateralmente y collar de perlas de una sola vuelta con cruz colgante.
Otro retrato con cruz de coral colgando del collar de perlas. 
1816
Pendientes y collar de perlas. Dos hilos de los que cuelga una cruz.
1817
En el caso anterior un hilo bastante largo, con cruz. Pendientes con perlas.
1810
Las perlas se llevaban también enredadas en el pelo, a modo de cintas en unos casos, serpenteando en otros.
En el pelo, y en el cuello, dos conjuntos de perlas, ambos de cuatro vueltas, con broches semejantes.
Un solo hilo, igual en el cuello y en la cabeza, a modo de diadema. Pendientes también de perlas.
1808
Los collares de dos y tres vueltas , con diferentes largos, se repiten en las distintas décadas.
1812
1818
En este último caso lleva perlas en los pendientes, tres vueltas en el collar, con broche a la vista, peineta posterior con perlas, pendientes y un adorno anterior, también de perlas, sobre un peinado muy trabajado.
Hay collares más ostentosos en los que de los hilos principales cuelgan perlas en forma de lágrimas. 
Podian llevar un hilo o dos de perlas, pero las lágrimas aparecen solamente en uno.
1801
A veces la base para estas lábrimas colgantes no es un hilo de perlas, si no una base de oro, como en este caso.
O sobre un collar de esmeraldas y brillantes en este otro.
1807
Esta moda se mantiene en la década siguiente.
1817
Con collar de perlas y lágrimas, además de dos pulseras dobles, pendientes y tiara. Todo de perlas
Las perlas grises son más raras, pero también se ven en diferentes retratos.
Solas arriba, en dos hilos, o como sucede abajo, mezcladas con perlas blancas.
1810
Los collares de perlas no están limitados por la edad de su portadora.
Señoras de cierta edad, como la anterior y siguiente, jovencitas, de mediana edad...
1815
Fijense en este retrato en el que las perlas están en gargantilla de cuatro vueltas. Perlas enlazadas con el pelo, y en una peineta lateral.
1820
Perlas ensartadas de forma diferente.
Si lo que hemos visto hasta ahora eran collares más o menos largos, pero quedándose siempre en el escote, les muestro aquí algunas excepciones.
1815
Y quiero acabar con unas imágenes muy semejantes a las que comencé, y que ya les dije eran las más frecuentes.
Espero que les haya proporcionado ideas si es usted recreacionista.
Y si solamente lo ha visto por el placer de saber...ojalá las imágenes le hayan deleitado.
Gracias por su visita a mi blog, y espero que repita.





















2 comentarios:

  1. Llevo casi cuatro horas leyendo tu blog... y todo lo que encuentro es interesante es nuevo para mi y no lo había encontrado en otro lugar... hermosas palabras y hermosas imágenes...

    ResponderEliminar

Translate