martes, 10 de julio de 2018

Fichú

Como resultado de unas pocas horas de costura he hecho este fichú en color blanco.
No pensaba en hacérmelo, pero buscando telas para otra empresa, encontré ésta que había comprado
hace tiempo, y la metí entre otras, pensando en que tal vez me sirviese para el proyecto principal.
No fue así, y al ir a recoger las telas no usadas, me saltó la lucecita...¿Y porqué ho hacerme un fichú?.
No tenía ninguno de recreación. Si que tengo dos antiguos, pero esos no los utilizo.
Busqué imágenes, tanto en pinturas, como en piezas testigo, y lo plasmé en una entrada anterior.
Es una tela muy sencilla, suave, con pequeños bordados de tréboles. 
Para el remate, o reborde, busqué entre las puntillas y encajes que tengo guardaos, y pensé que esta era la que mejor podía quedar, aunque como me quedaba muy poca, no sabía si me llegaría para todo el perímetro del fichú. Y si, me llegó. 
Ya había usado esto en otro proyecto, que ahora no recuerdo. Pero cuanto más lo miraba, más segura estaba que era el adecuado para rematar el fichú. Y aunque es en un tono beis claro, mientras que la tela es blanca, no hay una gran diferencia. 
La puntilla está cosida a mano sobre la tela, y después recortada la tela.
Como medidas: 135 cms por 95 cms. Más o menos. 
Pico del fichú, donde cosí dos tréboles. 
Aún me queda un poquito de  puntilla para otro fichú...
Les pongo otras imágenes de prendas testigo por si se animan a hacer uno.
De 1808, en algodón.
1780-1810. En muselina de algodón.
1804-1814
1800-1850




viernes, 22 de junio de 2018

Documentándome para hacer un fichú.

Según distintas definiciones, en diferentes diccionarios, fichú es:

1- Pañuelo triangular ligero, usado por las mujeres.
2-Es una pañoleta que se pone en forma triangular, usada en el s. XVIII y XIX por las mujeres, para rellenar el escote de un corpiño. Generalmente de lino.
3- Prendas triangulares para los hombros y el cuello
4- Piezas de indumentaria, triangulares, que cubrían el escote en las mujeres. Generalmente de muselina.
5- Bufanda llevadas en hombros o cuello.
6- Paño usado alrededor del cuello, para cubrir el seno de una modesta dama. Por lo general, en seda, encaje o muselina.
7- Una pieza usada a modo de bufanda de lino. Metida en el corpiño, o usada como chal, para ocultar el pecho.
8- Una capa de luz, por lo general de encaje.Usado por las mujeres para cubrir el cuello, la garganta y parte del pecho que no tapa el vestido.
Y podríamos seguir así indefinidamente.
Por las imágenes pueden ver como eran en la época de Imperio o Regencia. 
Varias consideraciones que podemos extraer de estas pinturas:
- Las había de distintos materiales, desde linos a encajes.
- Las usaban tanto mujeres jóvenes como mayores. Era una prenda para todas las edades.
- Se podían poner metidas por debajo del vestido, sobre el cuello y los hombros a modo de pequeño chal, cruzadas sobre el pecho, sueltas o sujetas con un nudo o alfiler.
- Debajo de vestidos, y también de pelises y spencers.
- La mayoría eran en color blanco, pero encontramos otras en distintos colores. Pañuelos o pañoletas que o eran fichús, o hacían la misma función.
- Se pueden llevar solos, o con cuellos que hacen la misma función que el fichú, tapar el escote.
Espero haberles aclarado algunas cosas, o al menos entretenido con unas imágenes de la época, que nos dan una valiosa información sobre la indumentaria, joyería, peinados, etc de las mujeres que vivieron a principios del s. XIX.


-

jueves, 7 de junio de 2018

La Ruta Romántica de Almendralejo 2018

Otro año más he vuelto a Almendralejo para disfrutar durante un fin de semana de la Ruta Romántica.
El primer año en el que se celebra como fiesta de interés regional.
Son Carolina Coronado y José de Espronceda los protagonistas de esta fiesta, y en torno a ellos se realizan distintos actos.
El viernes nos acercamos a la entrega de premios de poesía José de Espronceda y de novela Carolina Coronado, donde la asistencia de público, al igual que el año pasado, fue escasa. (Los premios se alternan, un año es de novela, y al siguiente de poesía).
Este año tocaba el XVII premio José de Espronceda. Se celebró en el Salón de Actos de Cajalmenralejo.
Posteriormente asistimos a un vino que ofrecía el Ayuntamiento en el Patio del Centro Cultural San Antonio.
Picamos un poquito, y nos sirvió de cena, ya que comenzaba a as 11 de la noche la representación por La Diosa Cómica de la "Noche de Ánimas", en la que actuaba nuestra querida Inma, y en general todos los del grupo, que ya son parte del Clan de Almendralejo, con los que disfrutamos de las fiestas.
A pesar de que la obra puede parecer tétrica, nosotros nos lo pasamos estupendamente recreando "ab libitum" el desconsuelo por la muerte fingida estupendamente por uno de nuestros compañeros. Pedrete, que tiene mucha querencia, de siempre, por lo mortuorio.
Íbamos vestidas de negro, o de oscuro, tipo viudas o lloronas de los entierros. Eramos meras acompañantes a la representación que cambia de escenario y va recorriendo toda la ciudad.
Nos sirvieron estos actos para ir saludando a los amigos que desde otros puntos de España, se habían desplazado para compartir un fin de semana festivo.
El sábado por la mañana era libre, lo aprovechamos para tomar un espléndido desayuno en una de las cafeterias de la ciudad y degustar algunas de sus especialidades.
Al hotel a vestirnos, y después paseo por los jardines de la ciudad para hacernos fotografías, en el patio del Ayuntamiento, y otros lugares de la ciudad.
Paseo por el mercadillo, viendo los distintos puestos, y terminar en otra zona donde había descorche de cava de Almendralejo y corte de jamón.
Lastima que solo pusieran a un cortador. Punto a mejorar para otro año, pues fue un éxito, y las colas, la espera para conseguir el plato de jamón, era muy larga.
Un buen sitio para reencontrarnos con autóctonos, que se han hecho ropas para el fin de semana siguiendo criterios históricos.
Y otros del taller Maria de Melo, que se dedica a hacer ropa histórica de todas las épocas, para teatro, y para todo aquel que quiera algo especial.
Pero sobre todo ha sido el buen humor, las ganas de disfrutar, lo que nos unía.
Por todo el pueblo se repartía gente vestida con ropas de crinolina.
Comida en el mismo sitio de todos los años, donde el menú del día es muy asequible y tienes 4 o 5 primeros, y otros tantos segundos.
Una siesta o descanso en el hotel para reposar un rato y coger fuerzas para la tarde y la noche.
Por la tarde cambiamos de vestuario.
Y es que hay tan pocas cosas que tengan como hilo conductor la crinolina, que cuando podemos ponerlas, lo hacemos con ganas, y no nos cambiamos mas, para darles aire a todos los modelos, porque no hay tiempo, pero si lo hubiera creo que lo haríamos, porque es una vez al año, y al menos yo, es al único de crinolina al que acudo.
Por la tarde una ruta literaria sobre el romanticismo, con un itinerario que incluía los lugares mas emblemáticos de Almendralejo.
Carolina Coronado, interpretada por Inma, junto a su esposo y otros personajes, nos guiaron a todos los asistentes, que eramos muchos, por todos los rincones.
En este caso, fue una lástima el tema de megafonía, porque la verdad es que salvo los más cercanos a los protagonistas, el resto casi no nos enteramos de lo que que hablaban.
Por este motivo no la finalizamos. 
Nos fuimos a una terraza, donde tomamos algo, y después cenamos. Pues afortunadamente el tiempo era estupendo.
Buscamos un rincón recogido donde aislarnos un poco de todo el barullo, y la mucha gente que había por todas las calles.
Un gusto poder charlar tranquilamente con la gente. Saber de sus vidas, de sus cosas.
A una hora prudente nos retiramos al hotel. Nos quedaba todavía el domingo. Más tranquilito, pero no pensábamos desaprovechar la mañana.
Y aquí pongo el punto final al fin de semana en Almendralejo.
Ha sido un placer repetir un año más. Reencontrar a tanta gente estupenda, y descubrir nuevos.







Translate