jueves, 29 de diciembre de 2016

Indumentaria del pueblo: Blusa finales del XIX.

Necesitaba hacerme ropa básica, lo que se llama de "fondo de armario", para recreaciones en las que en vez de ir de "estupenda", bien sea napoleónica, crinolina, fin de siglo...etc, fuese de gente del pueblo, de clase baja.
Es cierto que tengo sayas de estameña y otras cosas, pero son muy pesadas, y algunas demasiado centradas en un territorio concreto.
Quería algo más ligero, que se pudiera encuadrar en cualquier zona, y un poco también, en cualquier época.
Busqué ropa básica: una saya que igual se puede encuadrar en zona de montaña que en valle, de principios o de finales del s. XIX, y a partir de ahí la parte superior de la indumentaria, que varía algo más según la década, podía variarla con diferentes cosas que tengo.
Me dejaron ropa antigua para una representación, y copié algunas cosas.
Pretendía darle un aspecto antiguo, usado.
Soy fan de las series inglesas. No me gustan las series de televisión españolas en las que sus actores salen con ropa que parece de estreno, recién salidas de la tintorería y la plancha.
Por eso busqué telas, o viejas, o actuales paro sin fibras sintéticas.
Para la blusa usé una sábana de algodón vieja, que teñí en color granate, aunque quedó más clara de lo que yo pensaba.
Tuve que hacer varios tintes, ya que en el primer intento no quedó homogéneo, y después en los sucesivos, pretendía que tomara más color.
Me dejaron para copiar una antigua, y muy zurcida. A partir de ella hice la mía. con una estructura muy similar.
En este caso era una prenda de finales del s. XIX o principios del XX, pues las mangas jamón o "pata de cordero", así lo atestiguan.
También es cierto, que las modas en las clases bajas llegaban algo más tarde, y se mantenían más tiempo, porque su acceso a las corrientes innovadoras en la indumentaria era más lenta, son más conservadoras, y mantienen más tiempo los prototipos.
Al ser una camisa de labor, era cómoda, sin ajustar demasiado, y sin ballenas o estructura encorsetada.
Algo más larga por el delantero que por la espalda. Era la forma de solventar no llevar pinzas en el pecho.
La espalda de una pieza, sin cortes, ni pinzas. 
Delantero con canesú de tablitas que dan el vuelo necesario para el pecho.
El cuello de la antigua lleva corchetes para poner algo, que no sabemos que era, así que yo lo resolví con una pequeña y discreta puntilla.
Al igual que en la antigua le puse unos pequeños botones, con la tela de esta zona, con las rallas en horizontal, en vez de en vertical, que es como va el resto de la blusa.
Armarla es muy sencillo. partí, para la espalda de un patrón normal del Burda, de mi talla, y el resto fue un poco a ojo.
Me gusta como ha quedado, muy cómoda, fresca, y con aspecto usado y vieja.















domingo, 25 de diciembre de 2016

Nacimiento en el Museo de Las Artes Decorativas

Quería felicitar la Navidad a todos los que siguen este blog, y pensé que nada mejor que el maravilloso Nacimiento que vi a principios de mes en el Museo de Las Artes Decorativas, en Madrid.
Todo el museo me pareció fantástico, con cientos de piezas de todo tipo del s. XIX, pero en concreto este Nacimiento merece un punto y aparte.
Por la delicadeza de sus figuras, con expresiones en sus rostros absolutamente naturales.
Por unos trajes en tela que tienen hasta los mínimos detalles.
No tienen mas que ver este traje . Si pueden aumenten la fotografía. Son un lujo.
Fotografíar el nacimiento no es sencillo, porque está detrás de un cristal, con lo cual los brillos están asegurados si no acercan al máximo la cámara al cristal. 
Por la ambientación que consiguen darle a todo el conjunto, con unos fondos de columnas muy grecoromanos.
Pero no quiero desviarme del objetivo inicial de esta entrada, que es desearle a todos ustedes una Feliz Navidad.
Los mejores deseos que tenemos en estas fechas para los que nos rodean quiero, de corazón, que se hagan realidad para cada uno de ustedes.
Salud, Paz, Amor y Trabajo estén en sus vidas y en las de sus seres queridos.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Curioso pericón de payaso con bordados de cadeneta.

No se si es casualidad o es que hay más abanicos que otras cosas de la época victoriana para la venta, el caso es que yo encuentro abanicos fundamentalmente.
El otro día me he encontrado en un mercadillo tres abanicos, de los cuales solo me interesaba uno, pero me hicieron buen precio por los tres...y me los llevé.
Este es un pericón en muy buen estado, con un "pais" en el que viene un payaso lanzándose de un trampolín.
Pero lo diferente, y que es lo que me llamó más la atención, porque en ninguno de los otros pericones aparece esto, es que viene bordado en cadeneta el reborde de las figuras, y algunas flores.
Tal vez en la fotografía no se aprecia, pero el traje del payaso, en amarillo, va rebordeado en cadeneta dorada, y el aro por el que pasa, en cadeneta azulona.
Las ramas y tallos de las flores son todas de cadeneta, y aquí si se aprecia mejor.
 La flor azul también rebordeada en dorado.
No se de que madera es el varillaje. Todo el en perfecto estado.
Calada  y con dibujos en las varillas.
El ojo o clavillo.
Detalle de la guarda y los dibujos en la madera,
Parte posterior del abanico, que lleva tela doble, pero en la posterior no hay ningún dibujo ni bordado en el país.
Guarda posterior, con igual decoración que la anterior.
Parte posterior, en el que se aprecia un varillaje con calados, pero sin otro tipo de adornos, al contrario de lo que sucedía por la parte anterior.













viernes, 9 de diciembre de 2016

Exposición temporal en el Museo del Romanticismo de Madrid. " La Moda Romántica" con detalle.

Este fin de semana ha dado para mucho, y entre otras cosas he visitado el Museo del Romanticismo, para ver la exposición de indumentaria cedida por el Museo del Traje, C.I.P.E.
Tiene lugar de 25 de octubre del 2016 al 5 de marzo del 2017 y en el se exponen, por las distintas salas del museo, y en la sala de exposiciones temporales, e integradas con la exposición permanente, una veintena de piezas maravillosas, fundamentalmente vestidos femeninos, menos de ropa masculina, y algo de ropa infantil.
Para aquellos que no puedan asistir les pongo una serie de fotos detalladas, en lo que he podido, pues muchas de las obras no tenían un acceso por la parte de atrás.
Si quieren dar un vistazo en la publicación del Museo, específica de esta exposición, aquí les dejo el enlace.
Para los que ya hayan ido, les servirá de recuerdo, y al resto les animo a que vayan personalmente y no se pierdan esta oportunidad de contemplar en directo unas piezas fantásticas.
La ropa expuesta hace un recorrido, desde principios del s. XIX hasta finales del reinado de Isabel II.
Con trajes de paseo, gala, boda, etc, ya que entonces estaba muy diferenciada la ropa a usar en cada momento del día, y según el acto social al que acudieran.
Las fotografías que han visto hasta ahora son sacadas de la red. A partir de ahora son fotos mías, en las que me voy más a los detalles, cuando ha sido posible.
Vestido goyesco de 1800-1810. No dejen de ver la foto oficial de este vestido, del que he quedado enamorada.
Detalle de las mangas.
Adornos en cuello, mangas y bajo del vestido.
Yo se los mostraré por orden cronológico, aunque la situación en el museo es aleatoria.
Este es un vestido de 1810, en color coral suave, y con dibujos en el bajo de cachemir.Cierra con botones forrados, y lleva bastante vuelo en la espalda con frunces muy pequeños.
Detalle del puño .
Dibujos de cachemir, que empezaron a ser muy populares en Europa, entre la clase alta por estas fechas, a través de los mantones de cachemira.
Vestido de 1820, en algodón blanco, para el verano.
El corte imperio de debajo del pecho, comienza a descender hasta alcanzar su lugar natural, en la cintura,
Detalle de los puños, en una manga muy larga, que tiene una parte superior ancha, como pueden ver en la primera de las fotografías.
Detalle de la parte inferior.
Falda más lisa y acampanada que las de los años anteriores.
Vestido infantil de 1820.
 Detalle de los bordados del vestido, que tiene una forma prácticamente igual al de una mujer adulta, salvo las mangas, que en el infantil son muy cortas y abullonadas.
 Los bordados del vestido recuerdan los del s. XVIII.
Vestido de boda 1820-1825
Aunque según dicen posteriormente en el libreto de la exposición, en esta época todavía no se diferenciaban los vestidos de boda de los vestidos para otro tipo de ceremonias.
El talle empieza a descender desde debajo del pecho, y las mangas se abullonan para llegar poco después a la manga "pata de carnero".
 Mangas muy largas, con adornos en la parte inferior, rebordeados, igual que los de la parte baja del vestido.
Abajo, vestido de día. de la década de 1840-1850.
Con cuadros, quizá con influencia inglesa. con el pico en el cuerpo, sobre la cintura.
La estructura del cuerpo es característica de los año cuarenta del siglo XIX.
Detalle de las mangas.
Vestido de baile 1850-1855. Con tres volantes en la falda, muy de moda en aquella época.
 1851-1855. Con estampado floral, gracias al avance de los tintes y a la revolución industrial textil.
Manga pagoda. Los estampados eran comunes los motivos en las telas de indumentaria, tapicerias, biombos, vajillas...
Vestido de baile 1850-1858
Con mangas pagoda en corto.
Con adornos de terciopelo negro, adelante, atrás y en los laterales. 
Los tres vestidos de crinolina, se encuentran en la sala de música.
Abajo, vestido de baile de 1860-1865 en azulón.
Detalle del cuerpo.
Detalle de las mangas.
Traje con falda en terciopelo de seda, con cuadros escoceses de influencia anglosajona.
1855-1865
Parte delantera. 
No le hacen justicia las fotos al directo. Pero en este caso especialmente, el terciopelo de la falda es precioso, con un colorido y brillo increibles,
Vista lateral. La falda sobre todo es magnífica. 
Detalle de la pasamanería del cuerpo.
Los botones merecen un punto y aparte. 
Hay unas fotos maravillosas, que destacan mejor los colores, en el archivo oficial de la exposición, que les he recomendado más arriba, con una iluminación que saca lo mejor de cada prenda, y que dejan en feo las que yo les pongo.
Traje de 1865-1868 que es el cartel de la exposición, y se lo merece.
Detalle de los adornos del traje.¡ Me quedo sin adjetivos calificativos para este traje¡
El color coral con mezcla de negro es un acierto total. Los maravillosos alamares, y una estupenda conservación hacen de este vestido una auténtica joya.
Tanto en el vestido anterior como en el siguiente, levan la crinolina  ovoide, lanzando la parte posterior y recogiendo la anterior, es la que se muestra en estos dos modelos. Muy  de moda en la década de 1860.
Fotografías de la parte lateral, delantera y trasera del traje.
Detalle de las mangas.
Detalle de la espalda.
Vestido de 1865.
También de cronolina ovoidal, de verano, y menos "formales" que los dos anteriores.
Detalle de los hombros y las mangas.
No indican de que tela es. Supongo que un algodón muy fino.
Detalle del delantero, que es el mismo que se repite en otras partes del vestido.
1840
Ya les dije que había también algunas piezas masculinas. Les pongo unos precioso chalecos.
1830-1840
Espero que la entrada les haya animado a visitar la exposición, si es que ya no lo han hecho. 





















































Translate